Inicio Psicología y SIDA Algunas Consideraciones Teórico-Metodológicas Limitaciones teórico-metodológicas acerca de los modelos cognoscitivos - Se fundamenta en una concepción dualista

 

Limitaciones teórico-metodológicas acerca de los modelos cognoscitivos - Se fundamenta en una concepción dualista
Psicología y SIDA - Algunas Consideraciones Teórico-Metodológicas
Indice del artículo
Limitaciones teórico-metodológicas acerca de los modelos cognoscitivos
Se fundamenta en una concepción dualista
Retoma el paradigma del reflejo
Considera la misma complejidad de los procesos
Falta de delimitación de su objeto de estudio
Relación Ciencia-Tecnología
Todas las páginas

 

  • Se fundamenta en una concepción dualista

Se fundamenta en el paradigma cartesiano mente-cuerpo, el cual supone la existencia de un mundo interior del organismo y un mundo exterior a éste, cada uno de estos mundos, con propiedades diferentes; el mundo interior o privado es inobservable y con temporalidad pero sin ubicación espacial; mientras que el mundo externo es público, observable y se da en un tiempo y espacio determinado. Estos dos mundos, según Descartes, están formados por sustancias diferentes que constituyen al individuo; el cuerpo y el alma (o mente). El cuerpo sometido a las leyes de la mecánica y la mente a las leyes de la metafísica (Ryle, 1967) y aunque estas dos dimensiones (cuerpo-mente) poseen distintas características, Descartes argumentaba que el alma o mente era una sustancia pensante, que tenía cierta influencia sobre el cuerpo y viceversa, existiendo una mutua afectación entre el cuerpo y la mente; dicha interacción era la responsable de regular o determinar las acciones de los seres humanos, es así, como la teoría cognoscitiva justifica su objeto de estudio, atribuyéndole a los procesos mentales el mayor peso explicativo en el análisis del comportamiento humano (DíazGonzález y Rodríguez, 2003; Ribes 1990a, 1990b, 2001; Ribes y López, 1985; Rodríguez, 2002).

El concebir la existencia de eventos internos versus eventos externos, ha dado como resultado la creación de seudoproblemas psicológicos confundiendo el objeto de estudio de la psicología, ya que con la idea de que existe un mundo paralelo al mundo material y con el uso de la metáfora, se han creado una serie de conceptos que intentan describir el comportamiento humano con base en procesos que tienen lugar “dentro” del cuerpo, dichos procesos comparables con los de una computadora, son utilizados como eventos mediadores entre un estímulo -ya sea interno o externo al organismo- y su respuesta.

Metodológicamente hablando, la adopción de este paradigma, limita a la teoría cognoscitiva y hace que ésta caiga en algunos errores tales como el creer que existe un mundo interno e inaccesible, el cual sólo puede ser descrito por el propio individuo y no puede ser referido por nadie más, cayendo en las limitaciones inherentes de la introspección.

Derivado de lo anterior, se da la confusión propia del “cosificar el lenguaje”, ya que en el afán de estudiar la conducta, se han propuesto categorías que son consideradas como unívocas y con referentes empíricos. Este problema ha sido descrito de manera extensa por Ryle (1967) bajo el nombre de “error categorial”, siendo este “error categorial” el que hace que categorías como la “mente”, “la memoria” o “la imaginación”, sean cosificadas bajo el supuesto de que dichas categorías designan cosas, ya sea “dentro” del organismo o fuera de éste, razón por la cual suele creerse que categorías tales como la “memoria” tienen una ubicación espacial, es decir, una localización fisiológica dentro del cerebro o la “mente”, la cual funge como “almacén” de los recuerdos (véase Corral, 2003).

Dicho error categorial proviene, en primer lugar, de creer que las palabras tienen un solo significado, lo cual sabemos es falso ya que todas las palabras tienen distintos referentes, los cuales se asignan según el contexto, razón por la cual y contrario a la lógica cognoscitiva, el leguaje es multívoco; lo anterior hizo que las categorías propuestas por la teoría cognoscitiva, sean categorías con referentes ambiguos, que la llevan a acercarse cada vez más a la postura del solipsismo.

Incluso estamos en condiciones de decir, que el mismo término “cognición” -como se verá más adelante- no posee un significado específico, ya que mientras para unos las cogniciones son las creencias, para otros son los pensamientos, para otros tantos los procesos de aprendizaje o la memoria, según lo que cada quien entienda por el término “cognición”.

En segundo lugar y debido que el ser humano tiene la capacidad de abstraer por medio del lenguaje, éste puede crear categorías del orden de lo abstracto, sin embargo y pese a lo anterior, la teoría cognoscitiva postula que todas sus categorías tiene un referente empírico, cuando en realidad su referente es abstracto, por ejemplo, si hablamos sobre la relación que una persona tiene con su novia, fácilmente identificaremos (de manera visual) a la persona y a la novia, sin embargo, la relación no se refiere a algo concreto sino a un tipo de interacción que se da entre esas dos personas. Identificamos entonces dos niveles distintos de referir, uno en un nivel empírico y otro en un nivel abstracto (Ribes, 1990b; Ryle, 1967).

Ahora bien, si la mente pertenece a un nivel lógico y el cuerpo a otro, entonces ¿cómo algo (como la “mente”) que no tiene lugar en el espacio puede estar dentro de algo o contener algo dentro de ella?, o bien ¿Cómo es que, bajo la leyes de la mecánica propuesta por Descartes, un referente empírico, puede alterar o interactuar con un referente abstracto?; a este respecto podemos mencionar que la explicación acerca de cómo se da la interacción mente-cuerpo, o bien cómo estas dos entidades son afectadas entre sí, ha representado para quienes apoyan esta postura teórica una ardua labor e incluso el propio Descartes se vio en serias dificultades para poder explicar dicha afectación (Ryle, 1967).



 

Conoce tu nivel de riesgo!



Patrocinadores

FX
Producción Publicitaría, Corporativa y Documental; Fotografía, Models Books
Bufete Psicológico
Consultoría psicológica

Encuestas

¿Cuál es la mejor forma de prevenir la infección por VIH?
 

Anuncios

Responsabilidad social
FX
Producción Publicitaría, Corporativa y Documental; Fotografía, Models Books
Bufete Psicológico
Consultoría Psicologíca
Grupo Psicología y salud
Grupo de Investigación, Universidad de Almería
Buena Conducta - William Montgomery Urday
Por una Ciencia Conductual Integrada, Integradora e Integrable