Inicio Psicología y SIDA Algunas Consideraciones Teórico-Metodológicas Limitaciones teórico-metodológicas acerca de los modelos cognoscitivos

 

Limitaciones teórico-metodológicas acerca de los modelos cognoscitivos
Psicología y SIDA - Algunas Consideraciones Teórico-Metodológicas
Indice del artículo
Limitaciones teórico-metodológicas acerca de los modelos cognoscitivos
Se fundamenta en una concepción dualista
Retoma el paradigma del reflejo
Considera la misma complejidad de los procesos
Falta de delimitación de su objeto de estudio
Relación Ciencia-Tecnología
Todas las páginas

 

Consideraciones teórico-metodológicas entorno a los modelos cognoscitivos

 

Para poder entender de una mejor manera las limitaciones que acechan a la teoría cognoscitiva, haremos una muy breve revisión histórica sobre el origen, desarrollo y objeto de estudio de la teoría cognoscitiva.

Históricamente la teoría cognoscitiva surge como una alternativa para superar, el binomio E-R (propuesto por el conductismo para el análisis del comportamiento), y propone la existencia de procesos mediadores entre estos dos eventos. Dicha alternativa fue creada, en principio, por aquellos que consideraban que la conducta no sólo debía explicarse por estímulos y respuestas, sino que además tendrían que tomarse en cuenta otros factores, que suponían la teoría conductista dejaba de lado; tales como las emociones, la imaginación o los sentimientos. Fue así, que se propuso la existencia de eventos mediacionales entre el estímulo y la respuesta, siendo dichos eventos, (también conocidos como eventos mentales), el objeto de estudio de la psicología cognoscitiva, los cuales tienen como principal característica que se dan en el interior del organismo, son inobservables y carecen de localización espacial. (Mercado, 2003; Rodríguez, Díaz-González y Zarzosa, 2003).

La teoría cognoscitiva se propone como un paradigma que pretende explicar la organización funcional de la “mente”, de tal forma que esta postura, no considera a la conducta como su objeto de estudio, sino los procesos que “controlan” la conducta (atención, memoria, imaginación, pensamiento, percepción, etc.), ya que según los cognoscitivistas, existen una serie de procesos mediante los cuales la información sensorial (representación “interna” sobre el mundo) que "ingresa" al organismo se procesa, transforma y recupera en el sistema nervioso, el cual metafóricamente funge como un complejo sistema de cómputo. Es decir, el organismo responde a la información que ingresa al sistema nervioso por medio de las representaciones internas que hacen las personas de lo externo (desde objetos físicos hasta los conceptos abstractos), considerando lo psicológico como algo dentro del organismo (Mercado, 2003; Rodríguez et al., 2003; Tomasini, 2001).

En nuestros días, existen por lo menos tres posturas bajo el enfoque cognitivo y todas convergen en que la conducta puede ser explicada por la actividad del procesamiento de información y de la estructuración de representaciones (Rodríguez et al., 2003) y aunque dicha hipótesis ha tenido en los últimos años gran acogida por estudiosos de la conducta, nosotros estamos convencidos de que ésta padece de algunas limitaciones teórico-metodológicas; dentro de las cuales podemos mencionar:



 

Conoce tu nivel de riesgo!



Patrocinadores

FX
Producción Publicitaría, Corporativa y Documental; Fotografía, Models Books
Bufete Psicológico
Consultoría psicológica

Encuestas

¿Cuál es la mejor forma de prevenir la infección por VIH?
 

Anuncios

Responsabilidad social
FX
Producción Publicitaría, Corporativa y Documental; Fotografía, Models Books
Bufete Psicológico
Consultoría Psicologíca
Grupo Psicología y salud
Grupo de Investigación, Universidad de Almería
Buena Conducta - William Montgomery Urday
Por una Ciencia Conductual Integrada, Integradora e Integrable