Inicio Colaboraciones VIH/SIDA Neisseria gonorrheae

 

Neisseria gonorrheae PDF Imprimir E-mail

La gonorrea es una de la más antigua Infección de Transmisión Sexual “ITS”. Por lo tanto toda  persona que tiene vida sexual activa desprotegida con una persona enferma puede contraerla. Pero además la infección puede ser transmitida de la madre al bebe al momento del parto y causarle grande problema de salud al recién nacido.

 

Aunque la fecha exacta  del inicio de esta infección  no pueda determinarse con precisión en  registro histórico, la enfermedad prevalece por cientos de años. En artículos de la medicina tradicional china, escritos hacen más de 2 500 años en el reinado del emperador chino Ho-Ang-Ti, también conocido como el  “Emperador Amarillo” quien es símbolo de esa cultura, se documento la enfermedad. Igualmente se menciona en los escritos de Platón y Aristóteles. Pero Hipócrates, el más famoso médico de la antigüedad y padre de la medicina, hace una de las primeras descripciones científicas de la infección uretral. Luego Galeno, médico griego, confirma lo descrito por Hipócrates y le otorga el nombre de gonorrea; el término de gonorrea proviene del griego γονόρροια (gonórrhoia), que significa literalmente "flujo de semilla", en esos tiempos se pensaba que la descarga uretral de pus asociada con la enfermedad contenía semen. Los puntos de vista de Galeno trascendieron la medicina europea por más de mil años.  Para el año 1879 Albert Ludwig Neisser, médico bacteriólogo alemán descubrió la bacteria causante de la gonorrea. Por lo que la Sociedad Bacteriológica Internacional catalogó este tipo de bacteria con su nombre Neisser (Neisseria gonorrheae).

 

No es necesaria una eyaculación para transmitir o contraer esta  bacteria; la misma prolifera en áreas corporales húmedas y cálidas como la uretra, vagina, ano, garganta, ojos. En los Estados Unidos cada año, los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades “CDC” por sus siglas en ingles, calculan que aproximadamente  700 mil personas contraen  la infección.

Las manifestaciones aparecen de 2 a 5 días aproximadamente después de la infección, sin embargo, en los hombres, puede tomar hasta 30 días en aparecer. Algunas personas no presentan signó si los tienen podrían ser mínimo;  y al no buscar cuidados médicos,  aumentan el riesgo de complicaciones y de transmitir la “ITS”.

Los síntomas en los hombres comprenden: - Dolor y ardor al orinar; -  Aumento de la frecuencia  urinaria; - Secreción uretral de color blanco, amarillo o verde; - Uretra roja o inflamada; - Testículos sensibles o inflamados, entre otros. En las mujeres pueden ser: - Muy leves o inespecíficos; - Confundirse con otro tipo de infección presentando fiebre; - Secreción vaginal; - Dolor y ardor al orinar, - Aumento de la frecuencia  urinaria; - Relaciones sexuales dolorosas, - Dolor intenso en la parte baja del abdomen, área del estómago y más.  Para ambos sexos, cuando la gonorrea se encuentra en el ano y el recto puede provocar, sangrado, dolor, ardor o picazón  anal o rectal.  En la garganta  puede presentar sensación de sequedad y dolor. A nivel ocular  se manifiesta  con enrojecimiento, picazón o secreciones en los ojos. También se pueden presentar otros síntomas.

La gonorrea no tratada en hombres y mujeres puede ser causa de esterilidad; y en la mujer causa de embarazo fuera de útero. Además puede hacer que la persona sea  susceptible al Virus de Inmunodeficiencia Humana “VIH”. Quien  ha tenido gonorrea y ha  sido tratado y curado puede adquirirla nuevamente. Pero  las secuelas son irreversibles.

Las maneras más eficaces de prevenir  la gonorrea y otras “ITS” incluyendo el “VIH” es: - Absteniéndose del contacto sexual; - Manteniendo una relación  duradera y mutuamente monógama; - Utilizando correctamente y siempre los preservativos de látex o poliuretano u otro medio de barrera durante el acto sexual oral, vaginal o anal. Si presenta molestias o sospecha que su pareja padece alguna, “ITS” deje de tener relaciones sexuales hasta que sea tratado y curado. No permita que la vergüenza, el miedo al estigma o la culpa, impida que tú y tu  pareja sexual reciente acudan de inmediato a consultar al  proveedor de atención médica.

 

Colaboración: Luis Emilio Rodriguez Vicente.
Trabaja en Prevención de VIH y el sida para el Spanish Community Center-Shore AHEC en Atlantic City, New Jersey.
Recibido: 20/12/2010
Publicado: 08/03/2011

 

¡Compartelo!

Facebook MySpace Twitter Delicious Google Bookmarks RSS Feed 

Conoce tu nivel de riesgo!

Patrocinadores

FX
Producción Publicitaría, Corporativa y Documental; Fotografía, Models Books
Bufete Psicológico
Consultoría psicológica

Encuestas

¿Cuál es la mejor forma de prevenir la infección por VIH?
 

Anuncios

Responsabilidad social
FX
Producción Publicitaría, Corporativa y Documental; Fotografía, Models Books
Bufete Psicológico
Consultoría Psicologíca
Grupo Psicología y salud
Grupo de Investigación, Universidad de Almería
Buena Conducta - William Montgomery Urday
Por una Ciencia Conductual Integrada, Integradora e Integrable